Skip to main content

El conjunto de la isla está declarado como Reserva de la Biosfera gracias a sus ecosistemas terrestres y marinos. Dos palabras la definen, naturaleza y magia. Sus paisajes te sorprenden a cada paso: barrancos que acaban en el mar, valles cubiertos de verdes palmeras, playas de arena negra con aguas cristalinas y exuberantes bosques milenarios. La calidez de sus gentes te hará sentir como en casa y, con ellos, descubrirás una antigua forma de comunicación autóctona, que les permite entenderse a kilómetros de distancia.

Más información y reservas